Historia de un clásico comiquero

 

Nos encontramos junto a Daniel Pérez de 73 años. Un clásico vendedor de revistas comics de la zona centro de nuestro país y fanático de la revista Condorito, que nos comentará sobre algunas anécdotas de sus dibujantes; así también, de la nueva camada de comics chilenos. En su local además de comics nacionales y extranjeros, nos muestra una gran colección de figuras muy antiguas de Disney y otras marcas.

Historia de un comiquero

He sido librero hace más de 40 años. Comencé con los comics un día en que un amigo español, al cual le compraba libros que traía desde España; me vendió unos “saldos” que le quedaban. En un momento dado, el  tenia alrededor de unos 30 mil que me los ofreció baratos; así que me quedé con ellos.  Fue ahí cuando me di cuenta que el comics se vendía bastante.

Fui comiquero antes que la mayoría de las tiendas en Chile, excepto el Crazy que ya estaba; Shazam, Bazinga, El Peñita y otros que también venden en el persa,  antes eran clientes míos y se dieron cuenta que el negocio era bueno y empezaron a vender.

Una vez un señor del sur de Chile me vendió un empaste de Condorito, donde venían el 1,2,3 y 4 (los primeros originales, en un solo tomo) y yo los puse en vitrina; alguien le dio el dato al nieto de Pepo (Sebastián), quien necesitaba unos Condoritos para vender una colección completa a Esteban Rocha (Fundador de una Universidad); entonces Sebastián me cambio 20 portadas originales, equivalentes a unos 800 mil pesos, entre PingüinoCan Can y Pobre Diablo; por el tomo antes mencionado, y las portadas se vendieron muy bien.  Después le compré más, junto a unas páginas interiores también originales, y dibujos de los que trabajaron junto a Pepo le habían regalado.

Antes de eso, el dibujante Raúl Bratesco; me trajo un montón de originales. El trabajó en la editorial Quimantú, que luego pasaría a ser editorial Gabriela Mistral. Un día en pleno “golpe”  llegaron los militares y un coronel le dijo a Raúl: “¿por qué no botas todos esos cartones que están debajo de los  mesones?. Era un alto como de un metro de puros originales  de todos los dibujantes de Quimantú; los hermanos Vivanco, Themo Lobos, Ric, y también de Pepo. Vendí  caleta de esos; esto fue antes de que viniera el nieto de Pepo, de Nato me vendió algunos la hija.

Llegaron muchos coleccionistas a comprar; entre ellos Cristian Maturana, que se ha dedicado a coleccionar el patrimonio de los dibujantes clásicos. Yo le daba preferencia a él, porque él los prestaba para exhibiciones y sin pedir nada a cambio.

A su local han llegado todo tipo de personas, incluso gente del mundo del espectáculo entre los que destaca a Silvio Rodríguez (si!!, el mismísimo) el actor Daniel Muñoz, Jorge González de Los Prisioneros, Bombo Fica Y Pancho del sur (con quienes estuvieron contando hasta chistes), Nicanor Parra y la Dra. Cordero (que visitaron su antiguo local en Independencia) y un sin fin de varios personajes conocidos.

 

Un Fan

Yo me hice fan, porque me fueron llegando muchas cosas de Condorito; además al nieto  de Pepo le regalan una cantidad de revistas por edición, y él es quien me los trae para acá. Entre Condoritos y Coné, después los contactos se van dando solos. Con el tiempo he juntado muchas revistas y algunas figuras, he leído muchísimo y soy capaz de notar las diferencias entre los antiguos y nuevos  dibujantes, otras personas no ven las diferencias que para mí son muy notorias, los clásicos son mas entretenidos, son los que tienen mejor historia, no  se pasaban a lo absurdo. Un ejemplo contemporáneo es lo que ha pasado con Los Simpson, donde puedes ver con mayor precisión a lo que me refiero.

En Condorito había muchos buenos dibujantes de varios países, la mayoría ya han fallecido. Entre ellos uno de los mejores era Mario Igor; Pepo en el fondo tenía una universidad del dibujo, el tenia un trazo muy fluido y al él llegaron muchos aprendices.

Anécdotas de dibujantes

Corre como una anécdota, que Themo Lobos decía: que él le llevó Condorito a Pepo, pero Pepo siempre lo negó; y si hubiera sido como decía Themo, el merito de Pepo es que él le creó el universo completo a Condorito.

En otra oportunidad vino Walt Disney a Chile y estuvo con Pepo y los dibujantes. Disney le regaló un dibujo autografiado a Pepo; pero al chileno no le gustó el dibujo, luego lo tiraría a la basura por encontrar que estaba mal hecho, creo que dijo algo como: “este weón no sabe dibujar” jaja.

Una anécdota  divertida era la de Mario Igor; uno de los dibujantes de Condorito  uno de los más grandes ilustradores chilenos, dibujante de Khanda y Mawa en la revista Jungla, revista de fantasía, otras de sus grandes obras fueron Hijo de la montaña y Sigfrido-  Mario era una persona muy tímida, pero cuando se curaba era cosa seria. Siempre dejaba la grande, y decía que era el “Príncipe Negro” (un personaje que el  mismo había creado). Una vez estaban en el Bosco junto a unos amigos  y comenzó a desafiar a Arturo Godoy ( boxeador nacional campeón en varios torneos nacionales e internacionales, quien además llegó a pelear por el titulo mundial de pesos pesados); Igor No tenia por donde ganar así que Godoy dice: “sáquenme a este weon antes que lo mate!!!” y se lo llevaron rapidito antes que quedara la embarrada.

Victor Hugo Aguirre, contaba que siempre que salían con Mario Igor, este se curaba. Una vez por Vicuña Mackena estaban haciendo unas excavaciones, entonces ya estaban todos más menos curados. En una de esas, Mario Igor empieza a levantar la voz y le dio por pegarle a uno de los del grupo que iba con él; este esquiva a  Igor, quien luego cae en uno de los hoyos. Quisieron sacarlo, pero al que se atrevía a ayudarlo, Igor lo agarraba a combos. Así que mejor decidieron dejarlo ahí hasta el otro día. También se agarraba a combos con el hermano, no había nadie que se salvara; quien sabía muchas anécdotas era Jorge CarvalloJorCar”.  Es bueno saber de estas anécdotas de vida cotidiana que no son conocidas, Mario Igor y Jorge Carvallo eran tremendos ilustradores.

Pepo hizo más de 500 portadas, de Pingüino, Can Can, Pobre diablo etc. Junto a él estaban los mejores dibujantes, fue la época dorada del comics chileno. En esa época no había televisión, entonces los comics eran muy valorados. De una edición se lanzaban un montón de comics, y todos se vendían;  cosa que lamentablemente hoy día no sucede.

Los nuevos comics

He leído muy poco, unos Superman de Alan Moore que los encontré muy buenos, también Sandman. De los dibujantes nuevos, he tenido contacto con pocos. Hubo unos dibujantes que se juntaron para hacer una revista llamada Tinta Negra; eran unos números buenísimos. Entre ellos estaba Italo Ahumada, que encuentro que tiene un nivel mundial. No me atrevería a calificar a todos los nuevos porque conozco poco, lamentablemente no me llegan todas las revistas.

Comic Chileno

El problema del comic acá, es la idiosincrasia. El chileno tiene lo que yo digo: el mal de Malinche, que es que uno recoge todo lo extranjero y desprecia lo nacional.

En Chile hay muy buenos dibujantes, pero el consumidor es inseguro y compra por que otros le dicen, hay muy poca gente con juicio artístico en calidad de guion y dibujo. Muchos prefieren productos de afuera. Hay comics de Batman, Superman, X-Men, que son muy mal dibujados  y hay chilenos que les pegan “Dos chirlos” por así decir.

Con Condorito pasa que los dibujantes de antes eran mejores. Tenían buenas perspectivas, buen trazo; no eran dibujos rígidos como ahora.  La masa consume pero no aprecia.

“El chileno se apoca con lo nuestro y suele hablar por detrás; además somos envidiosos, chaqueteros y maricones. Es una realidad brutal, no son todos; pero si la mayoría.  La única forma de mejorar algo, es reconocerlo  sin justificación, aunque sea doloroso”.

Speak Your Mind

*